Logo Arrivederci Roma

Press

Arrivederci Roma es un pequeño local abierto por unos socios procedentes de Cerdeña que atienden personalmente el establecimiento. Decoración que reproduce la Italia romántica de los años 50. El acierto de su chef, Fabio del Río, es presentar una carta muy breve, alejada de esas listas interminables de platos que se encuentran habitualmente en otros restaurantes italianos. Cocina sencilla, con grandes dosis de autenticidad, en la que destacan las pastas, elaboradas al momento, y los ingredientes que llegan de Italia. Están buenos los espaguetis con almejas, lo mismo que los que se hacen con la potente bottarga, huevas en salazón típicas del sur de Italia, aunque acusan un exceso de grasa. Los mezze maniche se ofrecen a la carbonara, a la matriciana (con salsa de tomate y panceta) o con queso de oveja y pimienta negra.
Antes de las pastas, un buen surtido de entrantes, incluida una genuina burrata, ese delicioso queso fresco que es una variante de la mozarella de búfala que conserva toda su nata. Aquí la sirven con unas rodajas de tomate totalmente insípido y lonchas de prosciuto (jamón). Innecesarias ambas. Del resto, destacan las agradables ensaladas de apio y botarga, y de bresaola con rúcola y queso grana italiano, la buena zuppa di cozze (sopa de mejillones con tomate), y unos moscardini (chipirones) picantes. Con menos interés, completan la carta un par de carnes, como la tagliata (entrecot) al vinagre balsámico, y algún pescado del día a la parrilla. Entre los postres, un correcto tiramisú o el tortino de chocolate caliente. Tan breve como la carta es la lista de vinos, que entremezcla españoles e italianos que, salvo alguna excepción, no son de gran interés.

Crítica publicada también en "Madrid 360" del diario ABC en enero de 2009